Agentes de la Policía Nacional acudieron a la discoteca Palante de Son Rossinyol y también al hospital de Son Espases. | A. Sepúlveda

3

Un joven, de 29 años y nacionalidad ecuatoriana, se encuentra ingresado en el hospital de Son Espases tras perder un ojo y recibir cortes muy profundos en mandíbula, cuello y extremidades superiores. El paciente ha sido operado quirúrgicamente y está a la espera de nuevas intervenciones.

Agentes de la Policía Nacional detuvieron a dos hombres, de 29 y 22 años, como presuntos autores de un delito de lesiones, después de producirse una pelea a la salida de la discoteca Palante, ubicada en el polígono de Son Rossinyol, siendo el arma utilizada, el cuello de una botella rota. Uno de ellos resultó ser la víctima.

Los hechos se produjeron el pasado lunes, sobre las 00:10 horas después de recibir una llamada en la sala del 091 proveniente del hospital de Son Espases que alertaba del ingreso de dos jóvenes con heridas de arma blanca y que presentaban lesiones graves.

Los agentes se personaron en el lugar, identificando a los heridos y a los amigos de éstos, quienes manifestaron que momentos antes se había producido una pelea en la puerta de un local de ocio y que debido a la gravedad de las lesiones decidieron llevarlos al hospital. Ante las lesiones que presentaban ambos jóvenes los agentes procedieron a la detención de los dos heridos como presuntos autores de un delito de lesiones.

El grupo de Homicidios de la Policía Nacional se hizo cargo de la investigación, realizando varias gestiones y tomando declaración a los testigos. Como consecuencia averiguaron que los hechos se produjeron al cierre de la discoteca, cuando los dos jóvenes se encontraban en la calle y empezaron a discutir derivando en una pelea.

Uno de ellos, identificado como Mikael J.C.M., 22 años, cogió una botella de cristal la cual fracturó, esgrimiendo la misma por el cuello, a modo de arma, dirigiéndose al otro joven a quien empujó provocando que cayera al suelo para a continuación asestarle varios golpes con la botella rota que impactaron en el rostro, provocándole lesiones graves y sufriendo una fuerte hemorragia.

Botella

El violento agresor que portaba la botella también sufrió heridas abiertas en la mano derecha y antebrazo izquierdo, si bien fue dado de alta y ya pasó a disposición judicial y fue enviado a prisión. Por su parte, la víctima de esta historia, asistida por el abogado Eduardo Luna, tras conocerse los hechos y tomadas las declaraciones de los testigos, fue puesta en libertad. La toma de declaración de la víctima aun no ha podido llevarse a cabo debido a que el hombre se encuentra ingresado y esperando pasar de nuevo por quirófano