Imagen de los destrozos causados por la conductora en sa Ràpita.

19

Una conductora ebria y drogada se estrelló la noche del martes contra los muros de varias viviendas de la Avenida Miramar, en la localidad de sa Ràpita, al perder el control de su vehículo. El resultado: graves desperfectos en las casas afectadas, pero al menos no hubo que lamentar daños personales, a pesar de ser tan solo las 22.30 horas cuando se produjo el suceso.

Nada más producirse el siniestro, agentes de la Policía Local de Campos se personaron en el lugar del suceso para auxiliar a la víctima y hacerse cargo de la investigación de lo sucedido y confeccionar el correspondiente atestado policial. La mujer, que resultó ilesa a pesar de lo aparatoso del accidente, dio positivo en el test de alcohol y drogas, y fue imputada por un presunto delito contra la seguridad vial. Hasta el lugar del siniestro también se desplazó una ambulancia medicalizada del Servei d'Atenció Mèdica Urgent (SAMU-061) para atender a la víctima, pero finalmente no precisó ser trasladada a ningún centro hospitalario.

Las primeras hipótesis de la investigación apuntan a que la conductora, española y no residente en el municipio, perdió el control del turismo y se empotró literalmente contra una farola. Acto seguido, el coche salió propulsado y acabó arremetiendo contra las entrada de tres viviendas. Los daños materiales son cuantiosos. Como consecuencia del accidente, algunos vecinos se quedaron sin suministro eléctrico durante un par de horas.

Los vecinos afectados han denunciado que la mayor parte de los vehículos que circulan no respetan la señal de 30 km/h, muchos menos de noche, y han solicitado que haya más presencia policial en esta concurrida avenida.