El acusado, este miércoles, antes del juicio celebrado en la Audiencia de Palma. | A. Sepúlveda

1

El acusado de intentar matar a un hombre apuñalándolo con una botella de cristal la tarde del 5 de mayo de 2015 en el Parque Blanco de la barriada de Corea, en Palma, ha reconocido que agredió a la víctima, pero no el motivo. «En aquella época bebía y fumaba, no recuerdo por qué lo apuñalé», ha declarado este miércoles en el juicio por estos hechos celebrado en la Audiencia Provincial.

La Fiscalía solicita para el imputado, de nacionalidad española, nueve años de prisión por un delito de tentativa de homicidio y que indemnice a la víctima en 18.000 euros por las lesiones ocasionadas.

Durante la vista, llevada a cabo en la Sección Primera, el procesado no ha rechazado lo ocurrido, pero sí que tuviera intención de matarle. «Lo apuñalé, sí, pero no quise matarlo. No sé como pude hacer aquello», ha relatado. La agresión fue recogida por un testigo, que aportó el vídeo a la Policía Nacional.

La víctima, de origen salvadoreño, ha explicado al Tribunal que el día de la agresión salía de trabajar y al llegar al parque vio al acusado discutiendo con dos jóvenes. «Dije que qué pasaba, luego me pidió cinco euros para 'caballo' y después me agredió con una botella de cristal», ha apuntado. La rápida intervención de la policía y los sanitarios impidieron que el varón falleciera, tal y como ha sostenido la representante del ministerio fiscal en su informe.

Una perito forense ha subrayado que las puñaladas no afectaron a ningún órgano vital, pero que «si la herida hubiera sido más profunda, podría haber muerto».

El juicio ha quedado visto para sentencia.