El sacerdote, este viernes, en la sala de la Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Palma. Foto: J.P.M.

5

Un sacerdote sij de Palma ha admitido en la mañana de este viernes en la Audiencia Provincial que abusó sexualmente de una niña en el interior del centro religioso de la capital balear la tarde del 15 de enero de 2020 y ha aceptado por ello una pena de dos años de prisión.

El acusado, de 46 años, se ha declarado culpable ante el tribunal de la Sección Segunda y, además de la pena de cárcel, que no cumplirá, tendrá que abonar a la perjudicada, que en el momento de los hechos tenía 10 años, 5.000 euros en concepto de responsabilidad civil.

El suceso ocurrió en enero del pasado año cuando la víctima tenía diez años. El hombre se aprovechó de su condición de sacerdote sij para llevarse a una niña de diez años a una estancia privada que tenía en un centro religioso de Palma. Una vez allí el acusado le realizó tocamientos en la zona genital por debajo de la ropa.

El procesado no entrará en prisión al quedar la pena suspendida. Para ello no podrá volver a delinquir en un plazo de cinco años ni acercarse ni comunicarse con la menor en el mismo periodo de tiempo.