El acusado saldrá de la cárcel, pero para ir al juicio. | A. Sepúlveda

0

Su hoja de antecedentes penales es casi infinita. Es un ladrón profesional. Estando preso en la cárcel de Palma, y durante un permiso, cometió dos robos en apenas 72 horas. La Fiscalía solicita para el acusado, de nacionalidad española, una pena de cinco años de prisión por un delito continuado de robo con fuerza en casa habitada.

El juicio al hombre, de 56 años, está previsto que se celebre próximamente en una sala de lo Penal de los juzgados de Vía Alemania.

Noviembre de 2018

El imputado según el escrito de la acusación pública, durante un permiso que le concedieron en la prisión de Palma cometió dos fechorías. La primera de ella la noche del 10 de noviembre de 2018. Acudió a una planta baja del Camí Salard. Accedió a su interior trepando por la fachada sin que la moradora se percatara y una vez dentro del inmueble se apoderó de un anorak, así como 180 euros en efectivo y varias tarjetas de crédito. Con esto último intentó extraer dinero en un cajero de Avenidas, pero no lo consiguió.

Tres días más tarde volvió a las andadas. En este caso en la calle Homer, a plena luz del día, también en una planta baja. Aquí fracturó una ventana para entrar en la vivienda. Se apoderó de joyas y 50 euros en efectivo. Los hechos para la Fiscalía constituyen un delito continuado de robo con fuerza y uno de estafa en grado de tentativa. Por ello, el ministerio público pide para él cinco años de prisión y una multa de 60 euros.

El acusado ya fue condenado por distintos juzgados de Palma en 2013 y en 2016 por hechos similares. En unos días saldrá de la cárcel para ir a los juzgados de Vía Alemania, pero regresará seguro.