El autor del crimen de la Colònia de Sant Jordi, Celestino Rodríguez, durante una de las sesiones del juicio con jurado celebrado en la Audiencia de Palma. | A. Sepúlveda

2

Nadie dudaba de que Celestino Rodríguez mató a Veronika Hoffmann en septiembre de 2019 en la Colònia de Sant Jordi. Él mismo lo reconoció en su momento y también en el juicio con jurado que se ha celebrado estos días en la Audiencia Provincial de Palma. Este jueves el tribunal popular ha emitido su veredicto, que escondía varias puntos claves. Para el jurado no ha quedado probado que asesino y víctima fueran pareja, pero sí añaden el agravante de género. Asimismo aprecian el atenuante de confesión.

Tras conocer la resolución, las acusaciones modificaron sus peticiones iniciales. La fiscal, Raquel Solano, eleva hasta 18 los años de cárcel que solicita para el procesado; el letrado de la Comunidad Autónoma, Pedro Fullana, pide 23 y medio y su abogado, 15.

Juicio

Noticias relacionadas

Durante el juicio, que arrancó el pasado lunes, Celestino Rodríguez, negó que tuviera intención de matar aquel día a puñaladas a Veronika Hoffmann, pero lo hizo. El 22 de septiembre, a las 6.30 horas, los gatos habían defecado por todo el apartamento, en la Avenida Primavera, y el hombre y la mujer iniciaron una discusión. «Me tomé cuatro o cinco copas y acabé con ella. Sí, la maté, pero es que me volvió loco», apuntó.

Unos vecinos declararon en la vista que la víctima le había presentado a Celestino como su «media naranja». Un guardia civil señaló en la vista que recabaron información por el vecindario y todo apuntaba a que eran pareja. Esa cuestión, defendida por la acusación popular, no ha quedado acreditada, tal y como refleja el veredicto emitido este jueves por el jurado.