El suceso conmocionó a Esporles y a la Isla entera en verano de 2017. | Alejandro Sepúlveda

1

El suceso conmocionó a la Isla en el verano de 2017. Una niña de 15 años que se encontraba pasando las vacaciones en un hostal de Esporles, junto a su madre y a su hermano, también menor, perdió la vida al caerle encima parte una columna en el patio del albergue. En el momento del trágico suceso se encontraba tumbada en una hamaca. Murió prácticamente en el acto.

El fatal accidente puso en el foco de la investigación a la titular del establecimiento. También en el de la acusación particular. Ahora, casi cuatro años después de la desgracia, la Fiscalía, en un escrito remitido al juzgado, argumenta que la dueña del albergue no tiene responsabilidad alguna en lo ocurrido el 26 de junio de 2017. El juicio está previsto que se celebre próximamente en un juzgado de lo Penal de Palma.

El siniestro ocurrió a las 15.35 horas del 26 de junio, un día después de que la joven junto a su hermano y su madre llegasen a Mallorca procedente de la Península. Los tres se dirigieron al patio del hostal y se acomodaron en dos hamacas. Los menores en una y la mujer en otra.

Noticias relacionadas

Las tumbonas se encontraban ancladas mediante mosquetones a dos columnas de marès, una de ellas a una columna exenta del patio y la otra a una de carga del pórtico que había en el lugar. Los menores se balancearon en la hamaca, hasta que en un momento dado el niño salió despedido hacia el suelo y colapsó la columna de apoyo, que acabó quebrándose e impactó sobre la chica, que tenía 15 años, provocándole la muerte.

El ministerio público sostiene que la citada columna de marès era de buena calidad y se encontraba en buen estado de conservación. El motivo de la ruptura fue que ambas hamacas se hallaban ancladas a una misma columna exenta, así como el exceso de peso.

Las tumbonas fueron instaladas por la responsable, pero no de la manera que fueron encontradas tras el siniestro y no se ha podido determinar quién alteró la ubicación original de las mismas. La acusación particular solicita para la titular del hostal tres años de prisión y que indemnice a la familia en casi 200.000 euros por el daño ocasionado.