Numerosos vecinos se asomaron entre los cordones policiales para seguir las actuaciones de la Policía Judicial de la Guardia Civil y de la Policía Local. | A. Sepúlveda

3

Las persianas mallorquinas verdes de la casa del número 43 de la calle Santa Catalina Tomàs, en sa Pobla, solo se abrían a las nueve de la mañana. Era la hora a la que Warda Ouchene, de 28 años, salía del domicilio, de dos plantas, para acompañar a su hijo, de 7, al colegio. Este lunes nadie abrió las puertas ni el menor asistió a clase. Warda era discreta. Los vecinos de esa misma calle apenas sabían de ella a pesar de que vivía allí de alquiler desde hacía, aproximadamente, cuatro años. Al niño lo veían pasear en bicicleta de vez en cuando.

El viernes pasado pagó la mensualidad al propietario de la vivienda, un hombre que reside a escasos metros. Ese mismo día, el presunto asesino de la mujer y su hijo irrumpió en la casa de una vecina. El hombre, que iba muy engominado, vestía una camisa blanca y unos vaqueros, sorprendió a la señora en su cochera.

–Le dije, ¿qué cony fas aquí?–, explicó este lunes la mujer, que se asustó cuando le dijeron que en su calle se había producido un doble crimen. El alcalde de sa Pobla, Llorenç Gelabert, la tranquilizó.

«Me dijo que me quería comprar dos colchones, que tenía aquí», contó la vecina mientras señalaba el lugar en el que se encontraban los enseres. «Entró en mi casa sin permiso y lo vi muy alterado». El sospechoso se tocaba el bolsillo trasero del pantalón haciendo ademán de sacar dinero para pagar los colchones, pero no estaban en venta. Molesto, se marchó de la vivienda.

Numerosos vecinos se asomaron entre los cordones policiales para seguir las actuaciones de la Policía Judicial de la Guardia Civil y de la Policía Local. Mimoun Richa, de la Asociación Mohamed V, lamentó lo sucedido. «Estamos todos muy tristes y consternados por lo que ha ocurrido a esta mujer y a su hijo». El presunto asesino, un marroquí nacido en 1985, trabajaba como albañil, según algunos allegados.

Un carnicero se acercó al lugar del doble crimen y grabó con su teléfono móvil a los agentes y la fachada de la casa. Un policía local le pidió que abandonara el lugar si no era periodista.

Antena 3 me ha pedido que haga un vídeo, dijo el hombre.

Datos

El número de mujeres asesinadas por violencia de género en España, en lo que va de 2021, se ha elevado a nueve, con el asesinato de Warda Ouchene en sa Pobla, en un posible caso de violencia machista que se está investigando.

Esta es la primera mujer que muere en Baleares este año asesinada por su pareja o expareja y con ella son 40 las mujeres fallecidas en nuestra comunidad autónoma por esta causa desde el 2003, año en que se inició el recuento oficial de las muertes por violencia machista.

En las mismas fechas de 2020, a nivel nacional, habían sido asesinadas 18 mujeres. Además, desde que hay registros en 2003, han muerto a manos de sus parejas o exparejas un total de 1.086 mujeres.