La Audiencia de Palma acogerá la vista. | A. Sepúlveda

6

Un comentario del menor, de tan sólo cuatro años, en un colegio de Palma hizo que saltaran las alarmas. El niño soltó, a su manera, que su madre le realizaba felaciones. Era noviembre de 2017. El día 15 el padre, que se encontraba separado de la acusada, interpuso denuncia sobre los hechos. El centro educativo le avisó de lo ocurrido.

El caso llegará a la Audiencia Provincial en los próximos días. La Fiscalía solicita una pena de 11 años de prisión para la imputada, de nacionalidad española. Asimismo también pide el ministerio público que la mujer no pueda acercarse ni comunicarse con su hijo durante 16 años.

Felaciones

Según el relato del ministerio fiscal, los hechos tuvieron lugar días antes del 15 de noviembre de 2017. La acusada disponía de la guarda y custodia de su hijo, que por aquel entonces apenas tenía cuatro años.

Tal y como describe la Fiscalía, la madre le quitó al niño la ropa y le estimuló bucalmente el pene, realizándole felaciones cuando este se hallaba tumbado en la cama en la que ambos dormían en la vivienda familiar, ubicada en la capital balear. La acusación pública señala que la imputada se aprovechó de la situación de total indefensión del menor, que no pudo oponer resistencia alguna. Dos técnicos del UVASI (Unidad de Valoración de Abusos Sexuales en la Infancia) del Consell, emitieron un informe de credibilidad del testimonio del menor.

En marzo de 2018, casi medio año después, un juzgado de Instrucción de Palma, le prohibió a la mujer acercarse a menos de 500 metros de su hijo, así como ponerse en contacto con él.

Ahora, algo más de tres años y medio después de los presuntos hechos, tendrá lugar la vista en la Audiencia. La Fiscalía solicita para la mujer once años de prisión por un delito de abuso sexual y la prohibición de acercamiento y comunicación del niño durante 16 años. También se pide la privación de la patria potestad del menor y que no trabaje en nada relacionado con niños. Asimismo tendrá que indemnizar a su hijo en la cantidad de 10.000 euros en concepto de daños morales.