El acusado, a la derecha, en su último juicio en la Audiencia. | Guillermo Esteban

0

Modesto M. fue condenado por la Audiencia de Palma a 14 años de cárcel por violar y torturar a una prostituta en su domicilio de Llucmajor en 2016. La Fiscalía le acusa ahora de intentar violar a otra en una casa de s’Arenal en 2019 y pide una pena de cinco años de prisión para el agresor y que indemnice a la víctima con 2.740 euros por las lesiones causadas.

Los hechos se habrían producido sobre las 21.00 horas del 21 de marzo de hace dos años. El acusado, español de 45 años, se dirigió a una vivienda situada en la calle Miquel Pellisa de s’Arenal. Buscaba a una mujer y, al no encontrarla, propinó un empujón a la prostituta que le abrió la puerta.

El hombre accedió al salón de la casa, se desnudó de cintura para abajo y agarró del cuello y el pelo a la perjudicada mientras le exigía de malas maneras y con insultos una felación.

Hubo un forcejeo entre ambos y el acusado, al ver que no conseguiría su propósito, la tumbó de espaldas sobre el sofá, le dobló la pierna derecha y la intentó forzar. La víctima resbaló y cayó al suelo, lo que provocó que el hombre le propinara varios puñetazos. El procesado cogió su móvil y lo lanzó contra la pared. Arrancó dos cortinas y se llevó un juego de llaves que se encontraban en la parte interior de la cerradura.

La mujer, a consecuencia de estos hechos, sufrió cervicalgia, contusiones y un esguince de rodilla derecha. Las lesiones tardaron 20 días en curar.