La Policía Nacional detuvo a dos implicados en el incidente. | Redacción Sucesos

0

Agentes de la Policía Nacional en Manacor han detenido a dos personas por un delito de robo con violencia e intimidación y extorsión, tras unas transacciones en un portal de compraventa por Internet.

Los hechos ocurrieron el pasado mes, cuando la víctima vendió una tarjeta gráfica, la cual estaba averiada, a través de un portal de Internet de compraventa.

Un hombre contactó con el vendedor y compró la tarjeta gráfica. Días más tarde, el comprador se puso en contacto con el vendedor, recriminándole que la compra no se ajustaba a lo que él buscaba y mostró su descontento.

Más adelante, el vendedor volvió a poner a la venta una nueva tarjeta gráfica, interesándose otro comprador, con quien quedó en una zona de Manacor para hacer el intercambio.

Una vez en el lugar, la víctima, que había acudido con su pareja, observó que quien quería comprar esa tarjeta era el comprador que adquirió la tarjeta averiada y que mostró días más tarde su descontento. Este estaba dentro de un vehículo y a su lado, de copiloto, otra persona desconocida para el vendedor.

Según la Policía, los dos hombres se bajaron del vehículo y se acercaron a las víctimas. El copiloto, sin mediar palabra, le arrebató la tarjeta de la mano y el conductor se acercó para decirle que a él no le estafaba. Acto seguido el copiloto comenzó a agredirle, empujándole y estrangulándolo por la espalda, interponiéndose la pareja de la víctima, la cual recibió también un golpe.

Acto seguido los denunciados abandonaron el lugar. Poco después el denunciante recibió un mensaje diciéndole que le debía entregar dinero por haberle estafado en la primera compra que hizo. Ambos tuvieron que acudir a un centro médico por las lesiones producidas.

Cuando los agentes de policía tuvieron conocimiento de los hechos, procedieron a la detención del conductor, el que compró la primera tarjeta, por un delito de robo con violencia e intimidación y extorsión, y horas más tarde, se procedió a la detención del segundo implicado, el copiloto, por los mismos delitos.