El periodista Jordi Évole durante la entrevista al padre de Nadia Nerea, Fernando Blanco. | La Sexta

13

La Sexta emitió anoche un nuevo programa de ‘Lo de Évole’ en el que el periodista Jordi Évole revivió uno de los casos más mediáticos de los últimos años en España, el de los padres de la niña mallorquina Nadia Nerea.

El periodista entrevistó a Fernando Blanco, el padre de la pequeña, que reapareció tras su condena de cinco años de prisión por un delito de estafa continuada al pedir donaciones exagerando la enfermedad que sufría su hija, la tricotiodistrofia. «¿Cuándo recibió una llamada en la que le preguntaban sobre la veracidad de su historia pensó que le habían pillado?», le preguntó Évole, a lo que él le respondió: «No, porque es verdad. Como es verdad... No me han pillado».

Declaraciones

El padre de Nadia negó en todo momento que jugara con la enfermedad. Justificó la «exageración» que realizó con la patología comparándose con las campañas de las ONG. «Es como cuando unas ONG sacan en televisión a un niño de África y sacan al niño más enfermo para que la gente colabore más y concience más. Entonces, la forma de que la gente se conciencie más es decir, bueno, pues si son 10, 15, pues que sean 5. Vale. Eso sí, por eso pido perdón», señaló.

Blanco aseguró en varias entrevistas que viajó en busca de tratamientos a Rusia, a Estados Unidos, a Panamá, a Ecuador, a Venezuela, a Cuba o Afganistán. Todo a pesar de que ni él ni su hija tenían pasaporte. «¿Cómo lo hacía para viajar?», le preguntó Évole. Tras un largo silencio, respondió: «Se puede viajar. Y no seré el primero ni el último que ha viajado». A pesar de ello no respondió al «cómo»: «Tengo que quedármelo. Yo no puedo contestar a esa pregunta».

El caso de los padres de Nadia Nerea sirve, también, para reflexionar sobre el papel que jugaron los medios de comunicación en toda esta historia. Fernando Blanco se paseó, junto a su hija, por platós y periódicos de toda España, contó con el apoyo público de distintas personalidades y nadie hizo ninguna comprobación ni contrastó los datos aportados por la familia. Por ese motivo, Évole aprovechó para hacer autocrítica junto a las presentadoras Susanna Griso de Espejo Público y Mamen Mendizábal Más Vale Tarde que entrevistaron a Blanco antes de conocer que era un estafador.

Griso reconoció que fue un error llevar a Blanco y a su hija al programa para contar su historia sin haber contrastado lo suficiente el caso. Aseguró que nunca sospechó del fraude: «A pesar de que intentas tomar todas las precauciones del mundo, cerciorarte, hacer las llamadas correspondientes, en este caso, la prioridad absoluta es ayudarles. Entonces, bueno, pues posiblemente pides menos papeles, contrastas menos, pero eso no puede ser».

Mendizábal desveló que su reacción al enterarse de que había sido engañada fue pensar «¡Vaya cabrón! Él cabrón y yo tonta», explicó. La periodista señaló que «el principal error» que cometieron los medios fue «el seguidismo»: «Yo creo que cuando no haces información propia y sigues lo que hacen los demás y no aportas nada. Pues vienen estas cosas», concluyó.