El Mini que conducía la mujer quedó destrozado. | R.S.

1

Una conductora que provocó un accidente cuando circulaba ebria y en sentido contrario en Cala Major ha sido condenada la mañana de este miércoles al pago de una multa de 1.620 euros. La mujer ha aceptado también la retirada del carné de conducir durante tres años.

El siniestro se produjo sobre las 5.00 del 18 de mayo de 2019. La acusada, de 36 años y nacionalidad australiana, conducía un Mini, en el que viajaban otras tres personas, por la Avenida Joan Miró de Cala Major.

La mujer, que había tomado una gran cantidad de bebidas alcohólicas, se incorporó en sentido contrario a la circulación a la calle Miquel Codola, que da acceso a la salida 11 de la carretera Ma-20.

Según el escrito de la Fiscalía, la conductora hizo caso omiso a las cuatro señales verticales de entrada prohibida, para luego seguir circulando en sentido contrario durante aproximadamente 700 metros hasta que colisionó frontalmente contra un camión grúa que llevaba otro vehículo encima.

El Mini quedó destrozado a consecuencia del siniestro. Los cuatro ocupantes sufrieron lesiones, uno de ellos graves, y fueron evacuados a centros hospitalarios. La conductora del coche arrojó un resultado positivo de 1,20 mg de alcohol por litro de aire espirado.

La mujer tendrá que indemnizar al Consell de Mallorca con 3.772 euros por los desperfectos causados en 14 tramos de bionda metálica, así como en la bionda de motoristas y en las 10 vigas de sujeción que se encontraban en las inmediaciones.

El conductor del camión, que circulaba por el carril derecho en sentido aeropuerto, ha sido indemnizado extrajudicialmente por la acusada.