El acusado en el juicio celebrado en una sala del Juzgado de lo Penal número 1 de Palma. | Guillermo Esteban

7

Un joven ha sido condenado en Palma por maltratar a su novia, difundir un vídeo sexual suyo y convencerla para que robara los ahorros de la abuela de ella. El acusado, de 22 años, se declaró culpable ayer en el juicio y aceptó una pena de seis meses de cárcel, 60 días de trabajos comunitarios y una multa de 900 euros.

Los hechos tuvieron lugar entre febrero y junio de 2018. El joven mantuvo una relación sentimental con la víctima y, a lo largo de cinco meses, la sometió a «una total dominación», según recoge el escrito de la Fiscalía.

El acusado, a principios de febrero en su domicilio de Palma, le exigió que eliminara su cuenta de Instagram. La chica se negó y su novio le abofeteó y le dio varios tirones de pelo hasta lograr que le dejara el teléfono. Le presionó para que le diera la contraseña y borró su perfil en la red social. El joven revisaba el móvil de la perjudicada durante el tiempo en el que estuvieron juntos. Examinaba los mensajes de Whatsapp que recibía y borraba los que no le gustaban. El control era absoluto.

El acusado, en tres ocasiones distintas, logró convencer a su pareja para que sustrajera los ahorros de la abuela de ella. La chica le robó 430 euros y se los entregó al procesado.

El 3 de julio, el maltratador difundió a través del perfil de Instagram de su pareja un vídeo de ella masturbándose que se borró a las 24 horas. Las imágenes llegaron a los amigos que ambos tenían en común. Estos hechos causaron un trastorno emocional importante en la víctima.

El acusado reconoció los hechos este jueves en el juicio celebrado en una sala del Juzgado de lo Penal 1 de Palma. Se declaró culpable de delitos de malos tratos, descubrimiento y revelación de secretos y hurto. El joven indemnizará a la perjudicada con 1.500 euros por los daños morales y no podrá comunicarse ni acercarse a ella en un plazo de cuatro años. La jueza acordó la suspensión de la pena de prisión con la condición de que pague la responsabilidad civil en dos años.