El juicio tuvo lugar en una sala de lo Penal de Vía Alemania. | Alejandro Sepúlveda

9

Tuvo una noche que no olvidará fácilmente. Un turista australiano ha sido condenado al pago de una multa de 360 euros por agredir a dos guardias civiles una noche de abril de 2016 en Puerto Portals. Los agentes acudieron al lugar después de recibir el aviso de que el hombre se había ido de un restaurante sin pagar.

El acusado, de 37 años, reconoció los hechos ante la juez y se declaró culpable de un delito de resistencia. La representante del ministerio fiscal retiró las acusaciones de lesiones leves y estafa al estar prescritas.

Los hechos se remontan a la 1.30 del 14 de abril de 2016. El visitante se encontraba en un conocido restaurante de Puerto Portals. Había estado cenando y bebiendo y había pagado correctamente todo lo solicitado. Nada hacía presagiar lo que ocurriría poco después. A pesar de quedarse sin dinero, empezó a invitar a copas a los pocos que aún se encontraban a esa hora en el local y, además, se llevó consigo una botella de ron. La cuenta impagada ascendió a 159 euros.

Los empleados del local le recriminaron que se marchara sin abonar esa cuenta. Y el procesado se volvió violento. Tuvieron que avisar a la Guardia Civil, que en unos pocos minutos se presentó en el lugar. Los agentes intentaron calmarlo, pero lejos de cesar en su actitud, se abalanzó sobre ellos y agredió a ambos. Instantes después fue arrestado.

La juez dictó sentencia ‘in voce’ y condenó al procesado al pago de una multa de 360 euros por un delito de resistencia. Antes de la vista el ciudadano australiano abonó los 550 euros de responsabilidad civil que solicitaba la Fiscalía por las lesiones a los guardias civiles. La representante del ministerio público retiró las acusaciones de estafa y lesiones leves por considerar que estaban prescritos.