Algunos de los valiosos relojes y joyas recuperados por la Policía Nacional. | P.N.

22

Cinco de los siete detenidos en la ‘operación Chambón’ han ingresado este sábado en la cárcel de Palma tras declarar ante el juez. El Grupo de Atracos llevaba semanas tras ellos y su caída se precipitó cuando los investigadores descubrieron un dato clave: en los todas las casas de lujo asaltadas se habían hecho reformas recientemente.

La Policía Nacional detuvo a los siete asaltantes de la banda de sudamericanos que robaba en pisos de lujo de Palma aprovechando que la mayoría de ellos tenía relación con una empresa de reformas, por lo que podían hacerse con una copia de la llave. En uno de los casos apalearon a una empleada del hogar.

Tal y como adelantó este sábado en primicia en su web Ultima Hora, los arrestados en la ‘operación Chambón’ son seis colombianos y un cubano. Todos son varones menos una mujer. De momento, el Grupo de Atracos ha confirmado que asaltaron cinco casas de alto standing, pero se sospecha que en realidad son doce.

Noticias relacionadas

Cajas fuertes

La obsesión de la banda de sudamericanos eran las cajas fuertes de las viviendas de lujo, algunas de las cuales ellos mismos las habían instalado. Sabían que escondían importantes cantidades de dinero y joyas valiosas, por lo que cuando entraban en el domicilio ése era su único objetivo. Uno era socio de la empresa de reformas y los otros tenían distintas vinculaciones.

Era la tapadera perfecta. Tras hacer algunos arreglos en las viviendas, sabían cómo eran por dentro y el horario de los propietarios. En una ocasión intentaron acceder a una de ellas sin que no hubiera nadie, pero la asistenta no salía. Así que llamaron, haciéndose pasar por repartidores del paquetería, y se abalanzaron sobre ella. La golpearon y la intentaron amordazar, pero la señora gritó desesperada y sus alaridos fueron escuchados por los vecinos, por lo que los atracadores huyeron.

El dinero que obtenían lo envían por giro bancario a su país. El botín es muy elevado.