El incendio se produjo en una planta baja de la calle Pau de Capdepera en 2011. | M. POQUET/A. BASSA

10

Un hombre de 86 años irá a juicio por prender fuego a su casa de Capdepera con su mujer dormida en el interior, en 2011. El acusado acababa de vender la vivienda a una pareja presionado por las deudas que tenía.

La Fiscalía pide 12 años de cárcel para el anciano, que será juzgado en la Audiencia de Palma por un delito de incendio. El ministerio público aprecia la circunstancia atenuante de dilaciones indebidas, ya que la causa ha permanecido años paralizada.

El incendio se produjo sobre las 6.00 horas del 19 de julio. La Fiscalía recoge que el hombre, «guiado por un ánimo de venganza tras» tras haber formalizado la venta de su vivienda de la calle Pau, hizo arder en llamas la planta baja de la misma, mientras su esposa se encontraba durmiendo en el interior.

El acusado colocó dos bombonas cargadas de gas butano en el salón, con la válvula abierta y las gomas reglamentarias seccionadas, y roció con gasolina las alfombras y el suelo de la casa. A continuación, dejó el bidón con restos de gasolina entre el salón y la puerta de acceso a la habitación. El hombre encendió el fuego junto al acelerante de la combustión y regresó a la cama del dormitorio con su esposa.

La mujer se despertó aterrorizada tras la deflagración y abandonó inmediatamente el inmueble junto a su marido entre el humo y las llamas. Los bomberos llegaron sobre las 7.10 horas y sofocaron el fuego. La ventilación de la casa, a pesar de tener las ventanas y las puertas cerradas, impidió la concentración de gas y la explosión de las bombonas.

Desperfectos tasados en 41.828 euros

La vivienda afectada por las llamas tuvo desperfectos que han sido tasados en 41.828 euros que los perjudicados no reclaman porque ya fueron indemnizados en su día por la compañía aseguradora. La Policía Judicial de la Guardia Civil de Manacor inició una investigación y detuvo al autor del incendio, quien horas después confesó.