La Guardia Civil de Marratxí acudió a la vivienda familiar. | Guardia Civil

14

Un tremendo enfado por el cambio de la contraseña del wifi ha acabado con la imputación de una mujer, de 67 años y nacionalidad argentina, por golpear y amenazar a su hija, de 37, en agosto de 2020 en la vivienda que compartían en Marratxí. La Fiscalía solicita para la acusada una condena de seis meses de prisión por un delito de violencia doméstica.

El juicio se celebrará próximamente en una sala de lo Penal de Vía Alemania y además de la pena de cárcel, la acusada afronta una multa de 360 euros y una orden de alojamiento respecto de su hija.

Internet

Los hechos, tal y como describe el ministerio público en su escrito de acusación se remontan a las 18.00 horas del 14 de agosto del pasado año. La víctima había acogido en su casa a su madre. Tras varios problemas entre ambas, la hija decidió cambiar la contraseña del wifi para que la imputada no pudiera hacer uso del Internet de la vivienda. Esto enfureció a la mujer, que la emprendió a golpes con su hija, dándole manotazos en las piernas, al tiempo que le decía «te voy a bajar los dientes como no me conectes Internet». Como consecuencia de los golpes, la perjudicada sufrió molestias en sus extremidades inferiores durante tres días. Después del incidente, un juzgado acordó imponer a la denunciada una orden de prohibición de comunicación y de entrada en el domicilio de su propia hija. Parecía que el episodio de violencia familiar había acabado ahí, pero no. Horas más tarde del incidente con la madre, acudió al domicilio de la víctima su hermana y empezó a causar destrozos en la casa.

La Fiscalía solicita para la acusada medio año de prisión por un delito de violencia doméstica y una multa de 360 euros por las amenazas. Asimismo también reclama el ministerio público que la imputada no pueda tener acceso a armas durante un plazo de dos años y que no pueda acercarse a su hija durante dos años y media. El día de la vista se fijará, por otro lado, la cantidad que deberá pagar la hermana de la víctima por los destrozos causados en la vivienda.

La acusación particular, ejercida por el abogado Rafael Oviedo, pide para la acusada un año de prisión.