8

Un hombre de 33 años y origen argelino fue encarcelado en Palma después de que fuera detenido por ser el cabecilla del grupo de seis inmigrantes ilegales sorprendidos el pasado viernes a bordo de una embarcación de recreo procedente de Argelia, cuando pretendían desembarcar en un club náutico de Mallorca bajo la apariencia de turistas, informó la Jefatura Superior de la Policía Nacional este martes.

La detención de este hombre por el delito de favorecimiento a la inmigración ilegal, se produjo a raíz de que agentes de la Policía Nacional constataran su pertenencia a alguno de los grupos organizados relacionados con el tráfico de inmigrantes desde el norte de Argelia con destino a Baleares. En el seno de la organización unos se encargan de conseguir a los pasajeros y recibir el dinero, mientras que otros con conocimientos marinos, manejan la embarcación para el viaje a las costas de Baleares.

El pasado 29 de enero el Servicio Marítimo de la Guardia Civil interceptó una embarcación de recreo en la costa de Mallorca integrada por seis personas de origen argelino que contaban con pasaporte y que pretendían acceder a territorio nacional.

Estos fueron trasladados a la Jefatura Superior a disposición de la UCRIF que verificaron que se trataba de una entrada ilegal por puesto no habilitado, en concreto por un puerto deportivo.

Tras tomar declaración de los ocupantes de la embarcación, se confirmó que uno de ellos era el responsable de capitanearla, y que formaba parte de una organización que se dedica a realizar viajes en patera desde Argelia hasta este archipiélago.

Los agentes comprobaron que se trata de una nueva modalidad de favorecimiento de inmigración ilegal, aunque ya había sido detectada anteriormente por parte de la Comisaría General de Extranjería y Fronteras en diferentes puntos de la geografía del sur y sureste de nuestro país.

La Policía Nacional ha explicado que este nuevo método consiste en organizar viajes a territorio español burlando la normativa de entrada en territorio Schengen bajo la apariencia de entrada como turistas para posteriormente quedarse en España.

Para ello se hacen pasar por turistas de alto poder adquisitivo entrando por puertos deportivos con lujosas embarcaciones de recreo, lo cual pueden permitirse dados los ingentes beneficios obtenidos.

Beneficios económicos En este caso y en base a las declaraciones testificales del resto de los integrantes de la embarcación, éstos pagaron la cantidad aproximada de 4.000 euros por persona, lo que supone unos beneficios de 20.000 euros por este viaje en concreto.
El detenido es el propietario de la embarcación, la persona que manejaba la misma en todo momento y daba instrucciones al resto de pasajeros, comprobando los agentes que ya había realizado estos viajes en anteriores ocasiones, con destino a puertos deportivos de la geografía española.

En esta ocasión y debido a las condiciones meteorológicas de estas fechas y de hacinamiento en la embarcación, el detenido puso en grave peligro a los ocupantes que pasaron mucho miedo, ya que había mala mar, con olas de varios metros.
El presunto autor pasó a disposición judicial el pasado 30 de enero, y la autoridad judicial decretó su ingreso provisional en prisión.