El acusado fue interceptado por agentes de la Policía Local de Palma. | Alejandro Sepúlveda

27

Un hombre, de nacionalidad italiana, y que vivía en la calle, ha sido condenado a cuatro meses de prisión por saltarse el confinamiento el pasado mes de abril en Palma. El acusado, que ahora reside en Barcelona, se ha declarado culpable a través de videoconferencia de un delito de desobeciencia grave y ha aceptado la pena impuesta.

Los hechos tuvieron lugar sobre las 9.30 horas del día 12 de abril. El procesado fue interceptado por agentes de la Policía Local de Palma comiendo sentado en las escaleras situadas en la calle de la Riera, muy cerca de la Plaza Mayor. Se le identificó y se comprobó que era la cuarta vez en menos de un mes que fue sorprendido haciendo caso omiso al estado de alarma.

Inicialmente la Fiscalía solicitaba para el acusado, de 56 años de edad ocho meses de prisión, pero tras un acuerdo entre las partes antes de la celebración de la vista la pena ha quedado fijada en cuatro meses.