El procesado, este lunes, en una sala de lo Penal de Vía Alemania.

42

Los juicios por las imprudencias a los mandos de los patinetes eléctricos ya han llegado a Vía Alemania. Este lunes un joven, de nacionalidad argentina, fue condenado al pago de una multa de 360 euros por atropellar a un hombre de 80 años la mañana del 11 de octubre de 2018 en Palma.

El acusado se declaró culpable en el juzgado de lo Penal número 6 de un delito de imprudencia leve y aceptó la pena, a la que se llegó tras un acuerdo de conformidad.

Vía recta

El suceso tuvo lugar en el carril bici de la calle Vicari Joaquim Ferrer de la capital balear. El procesado conducía su patinete eléctrico en una vía recta de doble sentido cuya velocidad máxima era de 30 km/h. Al llegar a un paso de peatones, debidamente señalizado, próximo a la intersección con la calle Gruta, no moderó su velocidad ante la presencia de un peatón, un hombre de unos 80 años de edad. No respetó la preferencia del varón y lo arrolló, provocándole heridas de gravedad. Nada menos que un traumatismo craneoencefálico, que le provocó la pérdida de conocimiento, dermoabrasiones en codo, pie y mano derecha y varios arañazos en la cara. El golpe también hizo que se le fracturaran las gafas que llevaba puestas el perjudicado.

El octogenario estuvo un mes para recuperarse completamente de las lesiones sufridas por el golpe del conductor imprudente. Inicialmente la Fiscalía solicitaba para el acusado cuatro meses de prisión y una indemnización en concepto de responsabilidad civil de 1.329 euros. Antes de la vista las partes alcanzaron un acuerdo de conformidad que fue ratificado por la juez, que dictó sentencia in voce y el procesado tendrá que pagar una multa de 360 euros por un delito de imprudencia leve. Se apreció como atenuante de reparación del daño que el imputado abonase la indemnización antes de la celebración de la vista.