Control policial en Sant Antoni. | Ayuntamiento de Sant Antoni

4

La Policía Local de Sant Antoni ha denunciado a un ciudadano que circulaba por la vía pública con su vehículo sin guardar la cuarentena a pesar de haber dado positivo en COVID-19.

Además, se ha denunciado a su acompañante por viajar junto a un positivo en un coche sin llevar la mascarilla obligatoria y no presentar justificación de ser persona conviviente. Según ha informado el Ayuntamiento de Sant Antoni, en total la Policía Local ha levantado 14 actas por incumplimiento de las restricciones durante los primeros cuatro días de nivel 4 reforzado establecido en Ibiza.

Por otra parte, la Policía Local ha levantado diez actas a personas por permanecer en la vía pública sin causa justificada dentro del horario del toque de queda y a dos más por transitar por la calle sin llevar la mascarilla obligatoria.

Las actas se han levantado en los primeros dispositivos especiales realizados para dar cumplimiento a la normativa referente al nivel 4 reforzado de alerta sanitaria, que estará en vigor hasta el 30 de enero.

La Policía Local ha recordado que las infracciones graves en nivel 4 se sancionan con multas de entre 3.001 y 60.000 euros y las muy graves con sanciones de 60.001 a 600.000 euros. Las leves son de 100 a 3.000 euros.

ACTAS A TRES LOCALES
La Policía Local levantó la pasada semana actas a tres establecimientos del municipio por varias infracciones. A uno de los locales, se le denunció por tener la terraza completamente cerrada sin ventilación, exceder el aforo permitido, no guardar distancia de seguridad entre clientes y no disponer de dispensadores de gel hidroalcohólico.

Otro local fue denunciado por servir en la barra del local, no guardar distancia de seguridad, tener la terraza completamente cerrada, permitir fumar en la terraza y no disponer de dispensadores de gel hidroalcohólico en ningún punto del establecimiento, así como por permitir que la gente accediera al interior.

Por último, los agentes levantaron acta a un tercer local por estar sirviendo en el bar a los clientes sin llevar la mascarilla obligatoria.