La empresa funeraria trasladó el cuerpo sin vida al instituto anatómico forense. | A.VIVAS

10

Un hombre de nacionalidad holandesa de 65 años de edad fue hallado sin vida ayer por la tarde en su casa de Sóller. Los primeros indicios apuntan a que llevaba una semana muerto en la vivienda, por lo que los médicos creen que falleció en fin de año o el día 1, por causas en principio naturales.

La víctima residía en una casa en la céntrica calle de Sant Joan. Una vecina, extrañada porque hacía días que no sabía nada de él, llamó insistentemente a la puerta, pero nadie le abrió.

Alarma

La mujer, entonces, dio la voz de alarma ante la posibilidad de que el extranjero hubiera sufrido un accidente y se encontrara herido en el domicilio, sin poder pedir ayuda. Hasta la vivienda acudieron agentes de la Policía Local y de la Guardia Civil, y cuando consiguieron acceder al interior descubrieron el cuerpo sin vida al sexagenario. Tenía síntomas evidentes de rigor mortis y un médico que examinó el cuerpo apuntó a que llevaba una semana sin vida. Los investigadores examinaron la vivienda y no advirtieron indicios sospechosos. Las cerraduras y accesos tampoco estaban forzadas. En principio, pues, se cree que el señor se sintió indispuesto y se desplomó. No pudo pedir ayuda y murió. Durante estos días de fiestas aparentemente nadie lo echó en falta, hasta que ayer la vecina se preocupó y dio aviso a los equipos de emergencia.

La Guardia Civil permaneció en la casa durante una hora. Ahora, el caso será cerrado pues todo apunta a una muerte natural.

Autopsia

Este viernes por la mañana está previsto que se practique en el instituto anatómico forense de Palma la autopsia al ciudadano holandés fallecido ayer en Sóller. El examen forense permitirá confirmar que la víctima llevaba una semana sin vida en la casa y, también, cuál fue la causa de la muerte. Los vecinos de la calle de Sant Joan se mostraron ayer afectados por el macabro hallazgo en el domicilio.