Las dificultades meteorológicas complicaron el rescate del accidentado. | Joan Torres

21

Un bombero resultó herido de gravedad el pasado 1 de enero al precipitarse de unos 30 metros de altura en Es Cornador Gran, Sóller. La víctima se encontraba haciendo la ruta que parte del barranc de Biniaraix con un compañero, que fue quien dio la voz de alarma.

El accidente ocurrió a las 17.20 horas, cuando el joven, que estaba fuera de servicio, patinó y se precipitó por 10 metros de altura y luego rodó 20 metros más sufriendo golpes por todo el cuerpo. La caída, según informó el Samu-061, provocó al bombero fracturas en ambas piernas y policontusiones.

Efectivos del Grupo de Rescate de Montaña de los parques de Inca y Sóller, así como agentes de la Guardia Civil, se desplazaron de inmediato hasta el lugar para auxiliar a la víctima. Una ambulancia medicalizada y de transporte no pudo acceder hasta el herido por las inclemencias meteorológicas y el corte de las carreteras de la zona.

Los equipos de emergencias consiguieron finalmente localizar a los dos bomberos, que sufrían hipotermia, y se dio por concluido el rescate a la 1.00. Los sanitarios los atendieron en las Cases de l’Ofre, donde los estabilizaron, y la ambulancia los trasladó con urgencia hasta el hospital de Son Espases, en Palma.

El senderista accidentado hacía dos meses que se había incorporado al Grupo de Rescate de Montaña del parque de Sóller. «Rescate muy complicado profesionalmente, pero sobre todo personalmente», publicaron ayer los bomberos de Mallorca en su Twitter.