Condenado a 14 años de cárcel por violar a su hijastra y abusar de ella en Mallorca

| Palma |

Valorar:
La Audiencia Provincial de Baleares ha condenado a un hombre a 14 años de prisión por violar a su hijastra.

La Audiencia Provincial de Baleares ha condenado a un hombre a 14 años de prisión por violar a su hijastra.

Archivo

La Audiencia Provincial de Baleares ha condenado a un hombre a 14 años de prisión por violar a su hijastra y abusar sexualmente de ella de forma continuada desde que ésta tenía diez años.

El Tribunal ha dictado sentencia respecto al juicio celebrado en noviembre, en el que el acusado negó los abusos y calificó a la niña de «mentirosa».

La Sala también ha impuesto al hombre una orden de alejamiento respecto a su hijastra y la medida de libertad vigilada durante 14 años una vez salga de prisión. Igualmente, le obliga a indemnizar a su hijastra con 12.000 euros por los daños.

La sentencia considera probado que el acusado aprovechó los momentos en los que se encontraba a solas con la menor en el domicilio familiar para enseñarle vídeos de contenido pornográfico, y que le dijo que quería que perdiera la virginidad con él para «disfrutar» como en los vídeos.

También considera acreditado que le cogía de la mano para que la menor le realizara tocamientos, entre otras prácticas, y que en una ocasión la penetró amenazándola con «darle una paliza».

La menor lo contó en el instituto

La menor contó lo ocurrido en su instituto y desde el centro se pusieron en contacto con los padres. El Tribunal considera que el centro no actuó correctamente al revelar al presunto agresor las acusaciones de la menor, puesto que entiende probado que, a raíz de esto, el hombre coaccionó a la niña para que se retractase, prometiendo que no volvería a hacerle nada si decía que lo que había contado era mentira. La menor así lo hizo.

Teniendo la menor 15 años contó lo que ocurría a la jefa de estudios de su nuevo instituto, y la trabajadora dio aviso a los servicios sociales. Se declaró a la menor en situación de desamparo.

La sentencia recalca que a pesar de que el hombre no era su padre biológico, el acusado convivió con la menor desde que ésta tenía muy corta edad, y que era la única figura paterna que había conocido. El padre biológico se personó como acusación particular, representado por el letrado Mateo Cañellas.

Credibilidad de la víctima

La Sala cree que la declaración del procesado estaba «completamente preparada y adaptada» a los hitos que fue desgranando la menor. En cambio, otorga credibilidad al testimonio de la niña, a pesar de que la madre también manifestó que creía que estaba mintiendo.

El Tribunal considera que la declaración de la menor reúne los requisitos para tener plena credibilidad y rechaza un posible móvil económico.