El acusado, ayer por la mañana, camino de la Audiencia.

7

Logró vender 36 coches con el cuentakilómetros manipulado en la empresa de compraventa de vehículos de segunda mano que tenía en Palma entre julio de 2013 y febrero de 2017. Este lunes, el acusado, de nacionalidad española, admitió los hechos en la Sección Primera de la Audiencia de Palma y aceptó un año de prisión como autor de un delito de estafa agravada. Asimismo tendrá que pagar una multa de 1.080 euros e indemnizar a los afectados en más de 34.500 euros, dinero que consignó antes de celebrarse la vista en la mañana de este lunes.

Los hechos se iniciaron en el verano de 2013. El imputado regentaba un taller en la capital balear que también hacía las veces de concesionario de vehículos de segunda mano. En menos de cuatro años logró vender 36 coches a los que previamente había reducido el número de kilómetros recorridos. Con esto conseguía fijar un precio más atractivo para los compradores que si no hubiese realizado modificación alguna. En varias ocasiones el trucaje llegaba a alcanzar la mitad de los kilómetros.

Inicialmente, la Fiscalía solicitaba para el procesado una pena de cinco años de prisión. Tras un acuerdo entre las partes antes de la celebración del juicio, el acusado, defendido por el letrado Gaspar Oliver, aceptó un año de prisión y el pago de una multa de 1.080 euros.

El pacto de conformidad incluye además una indemnización a los clientes estafados que alcanza los 34.571 euros, cantidad que fue consignada en el juzgado antes de la vista. El ministerio fiscal tuvo en cuenta el atenuante de reparación del daño. El hombre no entrará en la cárcel al quedar suspendida la pena.