El acusado, custodiado por un policía, en la Audiencia. | Guillermo Esteban

5

El hombre que intentó quemar al dueño de un local de tatuajes de Punta Ballena (Magaluf) ha aceptado una condena de tres años y medio de cárcel. El acusado, de 41 años y nacionalidad española, se declaró culpable en el juicio celebrado ayer en la Audiencia Provincial de Palma. El agresor deberá abonar 120 euros de multa en los próximos 10 días por un delito leve de lesiones y otro leve de daños.

Los hechos se remontan a las 00.00 horas del 20 de septiembre del año pasado. El acusado se dirigió al establecimiento y reclamó 30 euros a la víctima, que se negó a dárselos. Ante su negativa, le dijo que regresaría y lo mataría.

A continuación, el hombre acudió a una gasolinera, compró una botella de 75 cl de gasolina y volvió al local. Al llegar incendió un panel de madera, se abalanzó sobre el dueño del establecimiento y le roció gasolina por la cara y el cuerpo antes de intentar prenderle fuego con el mechero. El perjudicado se defendió. Derribó al agresor y forcejearon en el suelo hasta que pudo zafarse. Varias personas que se encontraban en el lugar redujeron al acusado.

La víctima sufrió un hematoma en la cabeza y contusiones en una mano y en el antebrazo izquierdo. Una patrulla de la Guardia Civil que estaba en Punta Ballena detuvo enseguida al hombre, que se encuentra en prisión desde entonces.

Un tribunal de la Sección Primera de la Audiencia de Palma impuso al procesado una orden de alejamiento de cinco años sobre la víctima. Los jueces tuvieron en cuenta la circunstancia atenuante de enajenación mental, ya que el agresor sufría un trastorno paranoide de la personalidad cuando cometió la agresión.