La Policía Nacional ha detenido a tres personas en 24 horas por reventar escaparates y robar en su interior. | Policía Nacional

29

La actual crisis generada por la COVID-19 está cambiando el modus operandi de los ladrones. Eso o que los hampones que se están iniciando en el mundo de la delincuencia pagan su falta de experiencia.

En los últimos días, los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado y las diferentes policías locales de Mallorca han detectado un importante aumento de robos a la desesperada en varios puntos de la Isla. Sin duda alguna se trata de una nueva modalidad en la que los delincuentes improvisan mucho más los golpes y eso les hace cometer errores. La Policía Nacional procedió a la detención de tres personas, en menos de 24 horas, acusados de reventar escaparates con alcantarillas y adoquines, acceder al interior de los establecimientos y llevarse los objetos de valor.

El último de los robos frustrados fue perpetrado en la madrugada de este martes por un hombre y una mujer de 33 y 22 años, respectivamente. Los hechos ocurrieron en la barriada de Son Armadans cuando una patrulla de la Unidad de Seguridad Ciudadana observó a una mujer lanzar al suelo un objeto al detectar la presencia policial.

Cuando los agentes se acercaron a la mujer pudieron observar a un hombre lanzando un adoquín contra la puerta acristalada de un establecimiento comercial. Su intención era clara, reventar la cristalera y conseguir sustraer todos los objetos de valor que hubiera dentro.

Noticias relacionadas

Los ladrones tenían perfectamente estipulados sus roles. La ahora detenida tenía la misión de lanzar una piedra donde estaba su cómplice para alertarlo en el supuesto caso de detectar la presencia policial. Al final, la pareja acabó detenida por un presunto delito de tentativa de robo con fuerza.

Unas horas antes, un hombre de 40 años también fue arrestado cuando accedió al interior de una herboristería tras romper el vidrio del escaparate con la tapa de una alcantarilla. El número de robos está aumentado al igual que la efectividad policial.

La Unidad de Seguridad Privada constata el aumento de alarmas en viviendas

La Unidad de Seguridad Privada de la Policía Nacional constata que en los últimos meses se ha producido un aumento muy considerable de instalaciones de alarma en viviendas y locales por miedo a las okupaciones ilegales y robos.

Las instalaciones de estos sistemas se están multiplicando, tanto en la capital balear como en la Part Forana. La entrada de okupas y hampones preocupa mucho a los propietarios, especialmente en zonas apartadas de los núcleos urbanos. Las horas con mayor incidencia es de 23 a 04 horas.