El juicio del ‘caso Kabul’ se desarrolló a principios del año 2013. | Alejandro Sepúlveda

4

Una de la treintena de condenados por el caso Kabul acaba de ingresar en prisión ahora, doce años después de ser arrestada junto a su marido, ‘El Chupi’ cuando acababa de entregar un envío de droga en Son Banya. El ingreso en prisión se produce ahora por orden de la Audiencia Provincial después de que la condenada haya pasado dos años fugada. La orden de busca y captura en su contra terminó con su localización en la Península y con su entrada en la cárcel para cumplir una condena de cuatro años de prisión.

La sentencia atribuye a la ahora reclusa un papel de intendencia a los clanes del poblado. Su marido, lideraba una de las bandas que, desde Barcelona, abastecían al clan de ‘La Paca’ de droga. De hecho, fue una visita de ‘El Chupi’ y su mujer al poblado la que inició la investigación de la Guardia Civil y los pinchazos telefónicos que acabaron con los clanes.

Ese encuentro se produjo en enero de 2018. Seis meses después, se produjo la detención de la pareja cerca de la rotonda de Son Rapinya: él llevaba más de 4.000 euros en billetes encima y ella algo más de 7.000. En otro coche viajaba un tercer condenado de este mismo clan que llevaba dos kilogramos de cocaína encima. La acusada había hablado con frecuencia con ‘La Paca’ y en esas conversaciones se reclamaba dinero a los clanes de Palma.

La duda que se planteó en el juicio es el motivo de la presencia de esta mujer en la Isla: si vino para agilizar la negociación de las deudas o para vigilar una posible infidelidad de su marido. Los retrasos en la causa con las dos sentencias que tuvo que hacer la Audiencia y otras dos del Supremo demoraron la resolución de la causa hasta 2018. Desde entonces ha sido prolongar lo inevitable.