El procesado, de 29 años, agredió al agente en un ‘finger’ del aeropuerto de Palma.

26

Un hombre, de nacionalidad británica, reconoció este jueves en un juzgado de lo Penal de Palma, haber agredido a un agente de la Guardia Civil en el aeropuerto de Son Sant Joan la noche del 26 de mayo de 2017. El acusado aceptó medio año de prisión y una multa de 180 euros.

El imputado, que declaró a través de videollamada con un teléfono móvil, tendrá que indemnizar en 250 euros al agente, que sufrió lesiones en la cara tras recibir un fuerte cabezazo del procesado.

‘Finger’

Los hechos se remontan a minutos antes de las 23.00 horas del 26 de mayo de hace tres años. El acusado, un turista británico y 29 años de edad, se disponía a abandonar Mallorca después de unos días de vacaciones. Se encontraba en un ‘finger’ del aeropuerto, a punto de embarcar en el avión, cuando fue requerido por la Guardia Civil para que se identificara. En ese instante, y sin media palabra, se abalanzó sobre un agente de la Benemérita y le dio un cabezazo en la frente. El funcionario sufrió una contusión frontal con eritema e inflación local que tardó en curar cinco días. El turista fue arrestado.

En un primer momento, el procesado, defendido por el abogado Rafael Oviedo, se enfrentaba a una pena de un año de prisión por un delito de atentado y una multa por las lesiones. Finalmente, y tras un acuerdo de conformidad entre las partes antes de la vista oral, la condena quedó fijada en medio año de cárcel y una multa de 180 euros. Asimismo deberá indemnizar a la víctima en 250 euros. Se le considera autor de un delito de atentado y otro de leve de lesiones. La pena de prisión quedó suspendida por un plazo de dos años al carecer de antecedentes.

Una conformidad realizada por videollamada a través de un móvil

El procesado no tuvo que desplazarse desde su país hasta Palma para la vista oral celebrada ayer en Vía Alemania. Su abogado realizó una videollamada con su propio teléfono móvil, y con la ayuda de una traductora, el acusado admitió los hechos y aceptó la pena impuesta por la juez.