El juez MIquel Florit, junto a su abogado, Josep Zaforteza, durant e el juicio del ‘caso Móviles’. | Alejandro Sepúlveda

La absolución del juez Miquel Florit en el ‘caso Móviles’ es firme. El Tribunal Supremo ha notificado un decreto en el que declara desierto el recurso contra la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Balears después de que Europa Press, la Asociación de Medios de la Información y la periodista Blanca Pou no hayan comparecido en el Alto Tribunal para formalizar los recursos de casación que habían anunciado. El resto de acusaciones, Diario de Mallorca, el periodista José Francisco Mestre y la Agencia EFE no recurrieron la absolución del juez.

Florit, que ya está jubilado, fue acusado de prevaricación y otros delitos por la serie de autos que llevaron al acceso al listado de llamadas telefónicas de los dos periodistas denunciantes y a la posterior incautación de sus teléfonos móviles. La sentencia de la Sala de lo Civil y Penal del TSJB concluía que esa actuación había sido ilegal de plano al vulnerar el derecho al secreto profesional de los periodistas. La resolución consideraba que en ningún caso estaba justificada la injerencia en los dispositivos para investigar una posible revelación de secretos. Sin embargo, consideraba que la actuación del magistrado fue imprudente y que no llegó a tener la gravedad como para ser un delito de prevaricación judicial al haber estado amparada por el criterio de la Fiscalía Anticorrupción.

La defensa sostuvo en el juicio que lo que se pretendía con la actuación no era revelar las fuentes de los periodistas sino asegurar pruebas.

La investigación que desembocó en la causa contra Penalva y Subirán

La investigación por revelación de secretos que dio lugar a la intervención de los móviles desembocó más tarde en la causa en el TSJB contra el juez Penalva y el fiscal Miguel Ángel Subirán. Las sospechas contra los agentes del Grupo de Blanqueo dieron pie a que se les requirieran a estos sus teléfonos móviles.

En el de uno de ellos aparecieron las conversaciones de WhatsApp que son la principal prueba contra Penalva y Subirán y han sido la base de informes policiales en su contra.