La Guardia Civil de Inca se ha hecho cargo de la investigación. | Alejandro Sepúlveda

73

La Guardia Civil ha detenido a un agente de la Policía Local de Pollença por presuntamente dar dos patadas en el casco a un motorista arrestado. Los hechos se produjeron el pasado 19 de julio, cuando los policías fueron requeridos por una supuesta carrera ilegal de una veintena de motos en el polígono de la localidad.

Una patrulla acudió al lugar y observó cómo uno de los motoristas se acercó a ellos a toda velocidad. Los policías se apearon enseguida del vehículo y dieron el alto al motorista, que arrolló a los dos agentes. El piloto, de 18 años, continuó su huida hasta que fue interceptado por otro coche de la Policía Local que iba en apoyo.

El motorista, que perdió el control del vehículo y cayó al suelo, fue detenido por uno de los agentes, quien le puso los grilletes. Una vez detenido, el policía, de 45 años, le recriminó su actitud evasiva y le dio dos patadas en la cabeza del motorista, que llevaba casco. Un compañero del policía le pidió que dejara de golpearle y el presunto agresor se detuvo. El motorista quedó detenido por un presunto delito de atentado contra agente de la autoridad.

El policía local de Pollença que supuestamente agredió al motorista fue detenido el pasado miércoles por la Guardia Civil de Inca acusado de un presunto delito de torturas. El agente quedó en libertad con cargos y sin medidas cautelares. Fuentes jurídicas apuntaron que podría tratarse de un delito leve de lesiones.