Víctor Coll, policía local de Andratx y su hijo Ian de 7 años. | Michel's

14

Víctor Coll, agente de la Policía Local de Andratx y su hijo Ian, de 7 años, se han convertido en improvisados héroes al conseguir salvar la vida de un británico en apuros.

Los hechos sucedieron el pasado miércoles, sobre las 21.30 horas. El funcionario policial, que se encontraba fuera de servicio y disfrutando de una cena con unos amigos. En un momento dado, su hijo pequeño le dijo: «Papá, papá. Hay un hombre que no puede respirar. No está bien».

Velózmente, el profesional dejó lo que estaba haciendo y acudió en su auxilio. «El hombre, un británico de unos 60 años, tenía problemas para respirar y no lograba alcanzar el ventolín. Fueron unos momentos muy complicados. El hombre estaba muy alterado y nervioso. Le alcancé el ventolín, lo coloque en una posición cómoda para que pudiera respirar con normalidad y le tranquilicé», comenta Víctor.

Mientras tanto, su mujer llamó al 112 solicitando ayuda médica. En cuestión de minutos, sus compañeros de la Policía Local de Andratx y una ambulancia medicalizada del SAMU-061 se personaron en el lugar y se hicieron cargo de la atención de la víctima.

Axel, el inglés de 60 años, fue trasladado hasta el hospital de Son Espases donde pasó allí la noche.

Los propios equipos de emergencia se aproximaron al pequeño Ian, de 7 años, y le agradecieron su comportamiento. «El niño detectó que una persona tenía problemas y rápidamente fue a su padre (policía) para contárselo y que acudiera en auxilio de la víctima. Fue un comportamiento ejemplar», apuntan los equipos de emergencia que participaron.