Los dos menores fueron grabados por los vecinos.

Dos internos del centro de menores de Es Pinaret que se encontraban de permiso (salidas autorizadas) están detrás de una oleada de robos en la urbanización de Sant Marçal, en Marratxí.

La Guardia Civil de Pont d’Inca, en cuestión de horas, ya tenía identificados plenamente a los sospechosos y están a la espera de solicitar autorización judicial para excarcelar a los menores del centro para imputarles, al menos tres robos con fuerza en viviendas -algunas de ellas ocupadas- y el robo de una motocicleta de 125 centímetros cúbicos perpetrado en Palma. De hecho, la motocicleta ya ha sido devuelta a su legítimo propietario, un vecino de la capital balear.

Los ladrones, habían robado el vehículo para desplazarse hasta Marratxí para entrar en las casas y desvalijarlas. Los vecinos, concretamente dos mujeres, sorprendieron a los hampones, sacaron sus teléfonos móviles y comenzaron a grabarlos. Sin miedo a represalías, las mujeres les plantaron cara y llamaron a la Guardia Civil.

Unas horas más tarde, los vecinos subieron a las redes sociales las imágenes (a cara descubierta) de los presuntos ladrones para que todo el vencindario reconociera la identidad de los delincuentes. Una de las vecinas que grabó, testigo de los hechos, fue la persona que denunció lo ocurrido ante la Guardia Civil. Los vecinos de Sant Marçal lo tienen muy claro: «Nos da igual que sean menones, moros, blancos, negros, mallorquines o chicos. A los ladrones aquí se les graba y lo publicamos por todo para que la sociedad vea la cara de los delincuentes», apunta uno de los residentes de la zona.

Colaboración

Por su parte, gracias a la colaboración ciudadana y a las imágenes aportadas, la Guardia Civil ha conseguido identificar a los menores. Se trata de delincuentes conocidos que de forma sistemática se dedican al robo. En los próximos días serán puestos a disposición judicial.