Detenido un ‘ciberdepredador’ por agredir sexualmente a una menor

| Logroño |

Valorar:

La Jefatura Superior de Policía de La Rioja ha detenido a un 'ciberdepredador', un joven de 25 años y vecino de Logroño que adoptaba diferentes identidades virtuales, como presunto autor de los delitos de agresión sexual y corrupción de menores por acosar a una chica de 16 años, a la que agredió sexualmente.

El detenido, que ha ingresado en prisión por orden judicial, contactó, con una falsa identidad virtual, con la menor a través de la red social Instagram para relacionarse con la víctima, con la que llegó a mantener dos contactos sexuales.

La investigación se inició tras la denuncia presentada por la madre de una menor de 16 años, en la que afirmaba que un desconocido, haciéndose pasar por una chica que decía llamarse con un pseudónimo de mujer, se había puesto en contacto con su hija a través de su perfil de Instagram.

A través de ese perfil, le manifestó que se sentía atraída por ella y que estaba interesada en mantener un encuentro sexual, a la vez que le solicitaba fotografías de contenido sexual.

Tras una investigación de medio año, los agentes determinaron que se trataba de un hombre, que asumía supuestas identidades virtuales para contactar con la víctima a través de Instagram y le pedía de forma reiterada imágenes de contenido sexual explícito.

Ante la negativa de la víctima a entregárselas, el presunto autor se personó físicamente en el portal de la menor para abordarla y que esta accediera a sus propuestas sexuales de forma violenta mediante el uso de un arma blanca, amenazas, le mostraba la foto de su mejor amiga y le aseguraba que si no accedía a lo solicitado, «la mataría».

Al final, el autor consiguió que la víctima accediera a su «extorsión» al mandarle una foto de contenido sexual; y, después de meses de amenazas y chantajes, es cuando la coacciona para mantener un contacto físico, bajo la amenaza de publicar sus vídeos y fotos en redes sociales y enviarlas a todo su entorno, familiares y amigos.

La menor, debido a la situación de temor y miedo, que le había generado el detenido por el constante acoso y amenazas recibidas, acudió a dos encuentros solicitados, agrediéndola sexualmente, añade la Jefatura, que mantiene abierta la investigación por si pudiera haber otras víctimas del detenido, con un antecedente por un delito contra el patrimonio.

Se trata de un caso de «grooming” o “acicalar”, que es cuando un adulto oculta su identidad a través de las redes sociales, generalmente haciéndose pasar por un menor, para ganarse la confianza de otro y obtener fotografías o vídeos de contenido sexual, tras lo que se inician las amenazas para que acceda a tener encuentros de naturaleza sexual, según la Jefatura.

Comentar

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.