Imagen de archivo de la madame del 'caso Cursach'. | Alejandro Sepúlveda

11

La madame no apareció. Su abogada, de oficio, sí, pero para explicar que le había dicho que no pensaba presentarse. La testigo 31 del ‘caso Cursach’ y ahora investigada junto al juez Manuel Penalva y el fiscal Miguel Ángel Subirán, estaba citada este jueves en el Tribunal Superior de Justicia para declarar ante el magistrado Carlos Gómez. Desde que fue citada ha puesto pegas a la comparecencia: el tribunal le tuvo que designar a una abogada de oficio quien, a su vez, tuvo que pedir un aplazamiento para poder leer la causa antes de su declaración. Tras explicar que no tiene capacidad económica para desplazarse desde la Península, donde ahora se encuentra, finalmente no se presentó.

El instructor tendrá ahora que decidir qué hace con su declaración: si la señala otro día o si toma medidas más drásticas como ordenar su busca y captura. En todo caso, sobre la polémica testigo sí está en marcha una orden de ingreso en prisión para cumplir una pena de diez meses por una condena anterior por un delito de falso testimonio. Esta pena estaba suspendida pero no ha abonado una multa de 700 euros, lo que ha llevado a que se ordene su ingreso.

Con la ausencia de la madame se cerró la ronda de testificales en el TSJB en torno a las supuestas irregularidades en las instrucciones de los casos Cursach, ORA e IME. En tres días han pasado medio centenar de testigos ante el magistrado instructor. Entre ellos han comparecido los agentes del Grupo de Blanqueo de la Policía Nacional que no están investigados en esta trama. Los tres defendieron la actuación de sus compañeros con algún matiz: uno de ellos cuestionó que se hubiera dado crédito a algunos testigos, como el 29 que, a su juicio, mentían.

«Si declaraba contra Gijón y Rodríguez, me exculpaban»

El comisario de la Policía Local Rafael Estarellas explicó que, tras su primera detención, en 2015, el juez Penalva y el fiscal Miguel Ángel Subirán le ofrecieron que, si declaraba contra Álvaro Gijón y José María Rodríguez, sería excuplado.

Fue arrestado un año después y pasó 17 días preventivo.