Los cultivos se encontraban en naves diseñadas para el cultivo intensivo y de alto rendimiento de marihuana de unos 700 m² en las localidades de Gerindote, Fuensalida y Torrijos, todas en la provincia de Toledo. | Guardia Civil

13

La Guardia Civil ha detenido a ocho personas en Toledo por cultivar y traficar con marihuana a gran escala, en una actuación a raíz de la cual se han incautado más de 5.000 plantas de marihuana y 100 kilos de cogollos secos y envasados al vacío.

Según informa la Benemérita los cultivos se encontraban en naves diseñadas para el cultivo intensivo y de alto rendimiento de marihuana de unos 700 m² en las localidades de Gerindote, Fuensalida y Torrijos, todas en la provincia de Toledo.

Las infraestructuras desmanteladas de las plantaciones rondan los 500.000 euros de coste.

Los detenidos, de nacionalidad vietnamita y edades comprendidas entre los 27 y los 44 años, estaban al cargo de tres estos cultivos, y en muchas ocasiones residían en las mismas naves en condiciones inhumanas.

La operación se inició el pasado año, cuando el equipo de investigación de la Guardia Civil de Torrijos se puso tras la pista de varias personas de origen asiático que estarían a cargo de una plantación ilegal de marihuana en la localidad de Gerindote.

Esta investigación llevó a los agentes hasta una nave ubicada en esta localidad donde, tras un registro autorizado por la autoridad judicial, se localizaron 1.768 plantas de marihuana, 35 kilos de cogollos ya envasados y preparados para su venta, y 16 kilos más de picadillo de esta sustancia estupefaciente.

Los agentes detuvieron a las dos personas de origen vietnamita responsables de este cultivo, las cuales vivían en el interior de la nave en estado de semiesclavitud y en condiciones deplorables.

Posteriormente, en una nave de la localidad de Fuensalida, donde se contó con el apoyo de la Policía Local de este municipio, se desmanteló otra plantación de alto rendimiento con 1.800 plantas en distintos estados de floración y se detuvo a otros tres hombres vietnamitas que se encontraban en una situación tan deplorable como los dos primeros.
Este mes de mayo, la Guardia Civil localizó una tercera nave en el polígono industrial de Torrijos donde se tenía sospechas fundadas de la existencia de una nueva plantación ilegal de marihuana.
En uno de los dispositivos, la Guardia Civil observó como una furgoneta conducida por una persona de rasgos orientales entraba en la nave y salía pocos minutos después, por lo que procedieron a interceptarla y comprobaron que transportaba gran cantidad de cajas de cartón que contenían 64 kilos de cogollos de marihuana envasada al vacío.
Seguidamente se estableció un cordón de seguridad en esta nave, momento en el que dos hombres más, también de origen vietnamita, intentaron huir del lugar, por lo que fueron detenidos.
Los agentes realizaron un tercer registro en esta propiedad, donde comprobaron que toda la nave había sido diseñada para el cultivo intensivo y de alto rendimiento de marihuana y donde se incautaron otras 1.600 plantas.
La Guardia Civil continúa en esta operación abierta, por lo que no se descartan más intervenciones y detenciones.