Efectos intervenidos en el marco de la llamada operación Tajada, que desde hace unos tres meses lleva a cabo el Grupo 1º de Estupefacientes. | Policía Nacional

7

Agentes de la Policía Nacional han detenido en la madrugada de este pasado miércoles a un hombre de 35 años de edad cuando accedía al poblado de Son Banya con medio kilo de cocaína.

La Policía informa que esta detención se ha desarrollado en el marco de la llamada operación Tajada, que desde hace unos tres meses lleva a cabo el Grupo 1º de Estupefacientes.

Según la Policía el detenido por tráfico de drogas se dedicaría a la introducción de importantes partidas de sustancias estupefacientes en el poblado de Son Banya, concretamente cocaína, y contaba con una importante infraestructura en la Isla, disponiendo de dos viviendas para entorpecer en la medida de lo posible una hipotética actuación policial.

Además, usaba ropa técnica de operario para pasar desapercibido y librarse de los controles policiales.

Fruto de la investigación se constató como en ocasiones salía del segundo domicilio vestido con ropa técnica de operario de alta visibilidad y reflectante, a pesar de que no se tenía constancia que realizara ningún tipo de actividad laboral.

Los investigadores intentaron encontrar un patrón definido sobre las actividades delictivas del investigado, asociadas al uso de la indumentaria de operario, si bien como consecuencia del estado de alarma y el confinamiento empezó a usar el uniforme reflectante a diario, en un intento de sortear las medidas sanitarias, llegando incluso a disponer de un documento falsificado que le habilitaba para su desplazamientos.

Finalmente, a la vista de todo lo anterior, se decidió establecer dispositivos discretos de control en las inmediaciones del poblado al objeto de detectar la presencia del mismo.

El último de estos controles logró interceptar el vehículo conducido por el investigado justo en la entrada al poblado de Son Banya. Tras un registro se localizó en los pies del asiento del copiloto una riñonera de color negro. En ella una bolsa de plástico transparente alojaba un gran trozo en forma de cuadrado, de una sustancia compacta, brillante de color blanco, al parecer, cocaína, que una vez pesada en dependencias policiales arrojó un peso bruto de 503 gramos.

Posteriormente se realizaron sendos registros en las viviendas utilizadas por el detenido, logrando la incautación de un total de 26.000 euros en efectivo, 40 gramos de sustancia, al parecer de cocaína, que se destinaría a dar muestras a potenciales clientes, así como diverso material para la adulteración y manipulación de la cocaína.

Así pues, la operación policial se ha saldado con la detención de una persona por un delito de tráfico de drogas, considerando la Policía al arrestado como uno de los principales suministradores de los distintos clanes afincados en el conocido poblado de Son Banya.