La agresión tuvo lugar sobre las 00.30 horas del pasado 7 de julio de 2019 en la plaza Orson Welles. | A. Sepúlveda

10

Un joven ha sido condenado a cuatro años de cárcel y una multa de 360 euros por apuñalar y robar a un menor en Son Gotleu, en Palma. El acusado deberá indemnizar a la víctima con 2.240 euros por las lesiones y la cadena de oro que le sustrajo.

La agresión tuvo lugar sobre las 00.30 horas del pasado 7 de julio de 2019 en la plaza Orson Welles. El procesado y un menor de edad con una barra de metal se acercaron al adolescente, de 17 años, que estaba sentado en un banco junto a otros amigos y tras una breve conversación le exhibió un cuchillo. Los chicos que se encontraban junto a la víctima huyeron y el acusado se quedó a solas con el menor.

Cadena de oro

La sentencia recoge que el agresor le dijo que si gritaba se lo clavaba y le arrancó la cadena de oro que llevaba colgada. El menor que acompañaba al sospechoso le arrebató la gorra. Los asaltantes, al ver que el perjudicado llevaba una riñonera, también se la reclamaron en varias ocasiones.

El chico se negó a entregársela y recibió diversos pinchazos con el cuchillo. El encausado, mientras inspeccionaba la cadena y la gorra, comentó al menor que como se moviera o gritara lo mataría y poco después abandonó el lugar.

La víctima, a consecuencia de estos hechos, sufrió varias heridas en el brazo izquierdo, en la tibia y en la mano derecha.

Rivalidad

El acusado, en el juicio celebrado a finales del año pasado en Palma, negó su participación los hechos. Dijo que solo acompañaba al menor que robó a la víctima. «La defensa sugirió una supuesta rivalidad entre ecuatorianos y colombianos, que estaría detrás de la denuncia que, a nuestro juicio, es insostenible», indica el fallo.

El perjudicado identificó en la vista oral al agresor como la persona que portaba el cuchillo y que le pinchó en varias ocasiones, además de quitarle el collar de oro, que ha sido valorado en 1.200 euros.

El acusado iba acompañado por un menor con una barra de hierro

La víctima del apuñalamiento explicó en el juicio que el agresor iba acompañado por un menor que llevaba una barra de hierro. Los asaltantes le pidieron un cigarrillo y se lo dio. Inmediatamente después el acusado sacó un cuchillo y el menor la barra. Le quitaron la cadena de oro y una gorra negra.

También tenían intención de arrebatarle la riñonera y lo que tenía dentro, pero según la víctima no se lo robaron por pena. Durante la discusión, el acusado le pinchó con un cuchillo y el menor le golpeó con la barra de metal en brazo izquierdo.