Vista de la sala donde se ha celebrado este martes el juicio en la Audiencia de Palma. | Jaume Morey

2

«Nos vamos a hacer famosos los narcos gallegos aquí en Mallorca, ¿eh? Pero somos muy tranquilos, ¿eh?». Un miembro preso de una banda que introdujo importantes cantidades de cocaína en Mallorca procedente de Galicia, entre 2016 y 2018, se desahogó este martes con un policía nacional tras una primera jornada maratoniana de juicio en la Audiencia de Palma que finalizó a las 14.40 horas.

Cinco acusados confesaron que trajeron droga en vehículos o que la distribuyeron en diferentes municipios de la Isla y aceptaron penas que suman 24 años y tres meses de prisión y multas de entre 1.000 y 1.500.000 euros. Uno de ellos explicó que empezó a colaborar con la banda tras reengancharse a la cocaína. «Llevaba 22 años sin cometer ningún delito. Estuve 17 trabajando como jefe de mantenimiento en un hotel. Tuve un accidente, me amputaron un dedo y me jubilaron».

Amigo

Otros cuatro sospechosos se desmarcaron de la presunta organización de narcotraficantes. Uno de los procesados relató que guardaba la cocaína a un amigo en un domicilio de la calle Xunqueira, en Villagarcía de Arosa, Pontevedra, a cambio de que le diera «cinco o diez gramos» de esta sustancia estupefaciente.

El fiscal Julio Cano preguntó al acusado quién era el propietario de la droga. «No puedo decir quién es por posibles represalias de la familia», dijo el hombre, que tenía 21.265 euros en efectivo en su casa. «Me dedico al furtivo de la almeja», aseguró para justificar esa cantidad de dinero.

La Policía Nacional se incautó de más de 14 kilos de cocaína

El presunto cabecilla de la organización de narcotraficantes será interrogado hoy en la segunda jornada del juicio que se celebra en la Sección Primera de la Audiencia de Palma.

El fiscal sostiene que el hombre, de 55 años, dirigía la banda asentada en Mallorca y gestionaba la adquisición de la sustancia estupefaciente con proveedores, así como preparar los transportes en sofisticados compartimentos ocultos en vehículos que desembarcaban en Mallorca.

La Policía Nacional, en la bautizada como ‘operación Yunque’, desarticuló la red de narcotraficantes en mayo de 2018 y se incautó de más de 14 kilos de cocaína, 126.000 euros en efectivo y varios coches.