La Policía Nacional se ha hecho cargo de la investigación. | Archivo UH

4

Agentes de la Policía Nacional han encontrado este martes en el cauce del río Ebro el cuerpo sin vida de la abuela de la niña que fue hallada muerta en un hotel de Logroño.

Un amplio dispositivo de la Policía Nacional se ha desplegado desde primera hora de este martes en la ribera del río situada en la parte trasera de la plaza de toros de Logroño, donde se ha encontrado, hacia las 12.00 horas, el bolso de la mujer, cuyo cadáver ha sido hallado a los pocos minutos a unos 150 metros, sumergido en el río.

Los agentes iniciaron la búsqueda de esta mujer después de que en la mañana de este lunes se encontrara el cadáver de su nieta, sin signos externos de violencia, en la habitación de un céntrico hotel de Logroño, suceso por el que se encuentra detenida su madre, que intentó suicidarse.

Equipos de la Policía Nacional de La Rioja y de Madrid, con el apoyo de un helicóptero, han peinado el cauce del Ebro a su paso por Logroño, en lo que han colaborado los buceadores de los Bomberos de la capital.

Noticias relacionadas

Las numerosas personas que paseaban por esta zona del parque de la Ribera se han agolpado junto al cordón policial, que ha impedido que se pudiera observar el levantamiento del cadáver y su traslado hasta el furgón funerario.

La abuela pasó las últimas horas del domingo en la capital riojana junto a la menor y su hija, si bien no llegó a registrarse con ellas en el hotel, y era buscada tanto en Logroño -donde se ha tratado de reconstruir sus últimos pasos- como en la ciudad riojana de Haro, su lugar de residencia junto con la detenida y un hermano de ésta.

La madre fue finalmente detenida este pasado lunes tras pasar por un centro hospitalario. Al parecer había intentado suicidarse, dado que estaba sentada en el alfeizar de la ventana con algunos cortes, han indicado la Delegación del Gobierno en La Rioja.

El padre de la niña presentó a última hora del pasado domingo una denuncia en el cuartel de la Guardia Civil de Haro, donde reside, a unos 48 kilómetros de Logroño, porque su mujer, de la que se encuentra en un proceso de separación, había incumplido el horario de entrega de la menor, lo que ya había ocurrido con anterioridad en varias ocasiones.

Fuentes de la investigación han detallado que la madre de la niña ha dejado varias cartas de despedida en el domicilio de un familiar, quien, al encontrarlas, después de conocerse la aparición del cadáver, las ha entregado en la Guardia Civil.