El estado de la cárcel vieja es lamentable y está llena de basura. | T. Ayuga

10

Agentes del Grupo de Atracos del Cuerpo Nacional de Policía tratan de localizar a un hombre acusado de incendiar, de forma intencionada, la cárcel vieja de Palma llena de okupas.

Los hechos se produjeron en torno a las seis de la mañana de este lunes cuando los equipos de emergencia fueron alertados de un incendio en la primera planta del antiguo recinto penitenciario, ubicado en la carretera de Valldemossa.

Noticias relacionadas

Rápidamente, agentes del Cuerpo Nacional de Policía y Bombers de Palma se personaron en el lugar. A su llegada, detectaron un foco de fuego e intensa humareda en el ala derecha de la primera planta. Como medida preventiva, la policía procedió a la evacuación de todos los okupas del recinto. Los bomberos, con alguna que otra dificultad, consiguieron sofocar las llamas. Uno de los problemas más serios con los que se encontraron fue la falta de ventilación al carecer la nave de ventanas.

Como consecuencia del fuego y del intenso humo, dos okupas resultaron intoxicados y precisaron ser trasladados hasta un centro hospitalario. Su estado no reviste gravedad.

Los investigadores tomaron declaración a los testigos y okupas y éstos informaron que, unas horas antes, un indigente conocido de ellos y del cual aportaron detallada información y lugar donde reside, había mantenido una acalorada discusión con tres de ellos. En un momento dado, el sospechoso les amenazó con prender fuego a la cárcel con todos dentro. Todo apunta a que el hombre cumplió su promesa e incendió de forma intencionada las instalaciones. La cárcel vieja está llena de basura y escombros.