La mujer informó que se encontraba en Ibiza, cerca de una cafetería del paseo Vara de Rey. | CNP

1

La Policía Nacional junto a la Policía de Rumanía han liberado a una mujer rumana, víctima de trata de seres humanos, que estaba siendo explotada sexualmente en Ibiza.

También se ha detenido a un hombre rumano de 29 años, acusado por un presunto delito de trata de personas con fines de explotación sexual, ha informado la Policía Nacional este viernes en una nota.

Los hechos ocurrieron 13 de octubre, cuando la Policía en Rumanía recibió una llamada telefónica desde Ibiza por parte de la ciudadana de ese país solicitando ayuda.

La mujer informó que se encontraba en Ibiza, cerca de una cafetería del paseo Vara de Rey, que era víctima de la trata de seres humanos y que estaba era explotada sexualmente y agredida por un rumano residente en la isla.

También señaló que decidió llamar a Rumanía, porque al desconocer el idioma castellano no se podía comunicar con las autoridades locales.

Una vez recibida la comunicación, los efectivos de la Policía Nacional de Ibiza localizaron a la mujer en Vara de Rey.

La víctima explicó que había conocido al detenido este verano, que contactaba con él por una red social y mediante mensajería de texto telefónico. También detalló que inició una relación con el detenido, quien la animó a venir a España para trabajar.

Pasados unos días, un amigo común le compró un billete para venir a España después de que ella le confirmara que había decidido viajar a Ibiza.

La mujer llegó a la isla a mediados de septiembre y tras iniciar una relación de convivencia con el detenido, al tercer día y después de hacerle consumir sustancias estupefacientes, le presentó a unos amigos para que les complaciera sexualmente.

El detenido cobraba dinero por esta práctica, que según explica el comunicado, la mujer tuvo que realizar en varias ocasiones, incluso en la vía pública, mientras era vigilada por él.

También fue agredida sexual y físicamente por el detenido, que la sometía a un control y vigilancia continua, sin dejarla salir sola de la vivienda.

La mujer estaba señalada como desaparecida en las bases de datos policiales de Rumanía, ya que salió del país sin avisar a nadie, siguiendo el consejo de los autores de los hechos.
Todo ello provocó la activación rápida del protocolo para la protección de víctimas de trata de seres humanos con fines de explotación sexual.

La mujer ya ha ingresado en un centro asistencial establecido para estos casos.