El arresto fue practicado por agentes del Cuerpo Nacional de Policía. | Alejandro Sepúlveda

38

Un integrante del clan de ‘Los Peluos’ intentó atropellar a dos policías de paisano cuando los funcionarios trataban de detener a un joven fugado de Es Pinaret del clan de ‘Los Cautos’. Al final, ambos acabaron detenidos.

Los hechos sucedieron el pasado lunes, en torno a las 00.15 horas, en la calle Santa Florentina de Son Gotleu. Dos agentes del Cuerpo Nacional de Policía indentificaron al joven fugado del centro de internamiento y le dieron el alto. En ese instante, el chico se dio a la fuga. A la altura de la calle Indalecio Prieto con Santa Florentina, el delincuente cogió una silla metálica y se dirigió a los agentes diciendo: «Si os acercáis, os reviento la cabeza. No me vais a detener. No pienso volver a Es Pinaret».

Mientras los agentes iban detrás suya corriendo, el otro detenido, perteneciente al clan de ‘Los Peluos’, a bordo de un Audi A6, se dirigió a los policías con intención de arrollarles y acabar con sus vidas. De hecho, los policías tuvieron que saltar a la acera y refugiarse entre otros turismos. Finalmente, los dos jóvenes fueron detenidos. El miércoles por la tarde, los dos arrestados pasaron a disposición judicial. Asistidos por los letrados Jesús Baena y David Salvà, los acusados se defendieron alegando que huyeron del lugar pensando que quienes les perseguían eran «unos moros con los que meses atrás habían tenido un duro enfrentamiento».

Escuchadas sus versiones, la jueza de guardia ordenó el ingreso de nuevo del joven fugado de Es Pinaret al centro y dejó en libertad al arrestado por intentar arrollar a dos policías nacionales. La noticia fue bien acogida por cerca del centenar de gitanos que estaban en la rampa esperando la decisión de la jueza. La magistrada fue aclamada.