2

Agentes de la Policía Nacional han detenido en Palma a una mujer de 30 años por tres «hurtos amorosos» en los que robó joyas por un valor estimado de 4.000 euros a ancianos a quienes abordó en la calle en actitud lisonjera.

La detenida está considerada una carterista habitual, con diversos antecedentes por hurtos cometidos en Madrid, Canarias, Cataluña, Málaga y Baleares, ha detallado la Jefatura Superior de Policía de Baleares en un comunicado.

La investigación del caso comenzó a raíz de diversas denuncias de personas de avanzada edad que habían sido abordadas en la calle por una mujer joven, que inició una conversación con ellos durante la cual entró en contacto físico y se apoderó de relojes y joyas sin que se dieran cuenta.

La policía había recibido este año tres denuncias donde las víctimas coincidían en describir a una mujer que se acercaba a ellas con actitud lisonjera, mostrando un aparente interés por su bienestar y elogiando su atuendo o apariencia.

Relataban que a continuación se había aproximado tocándoles los brazos, aparentando un intento de ayuda y con actitud afectuosa, mientras les comentaba que estaba embarazada y buscaba trabajo. En el curso de la conversación, la mujer, experimentada carterista, se había apropiado de sus objetos de valor.

En uno de los casos, la ladrona se apropió mediante este sistema de un reloj, en otro de varios anillos y en un tercero de un colgante. En todos los casos se trataba de objetos de oro, cuyo valor total ronda los 4.000 euros.

Los agentes lograron averiguar la identidad de la carterista, acreditada por varias de las víctimas.

La búsqueda de la sospechosa no dio fruto inicialmente porque la mujer había abandonado la isla y había viajado a Grecia.

Agentes de la Policía Nacional la localizaron este sábado, acompañada de otra carterista habitual, vigilando a los turistas que circulaban por la Avenida de Jaume III de Palma. Tras identificarla y comprobar que pesaba una orden de detención contra ella por dichos hurtos, la detuvieron.