La Policía Nacional llevó a cabo la investigación de los hechos, ocurridos en 2018. | A. Sepúlveda

3

El propietario de un prostíbulo de s’Arenal fue condenado este lunes por un juzgado de lo Penal de Palma a un año y medio de prisión por estafar y grabar en una situación comprometida a un cliente del local el 27 de agosto del pasado año.

Asimismo, también fueron sentenciadas dos trabajadoras del establecimiento a medio año de privación de libertad por los mismos delitos.

Los hechos se remontan a la madrugada del 27 de agosto de 2018. Los acusados, entre las 03.00 y las 05.30 horas, se aprovecharon del estado de embriaguez de la víctima, que solicitó una consumición y un servicio sexual por 300 euros. Los trabajadores del local le cargaron, diversas cantidades en las tres tarjetas de crédito que portaba el perjudicado. Los acusados, según la Fiscalía, grabaron al hombre sin consentimiento en el momento que firmó una de las operaciones de pago en estado de semiinconsciencia, semidesnudo y con medias de mujer. Ninguno de los imputados entrará en prisión. El dueño sustituyó la pena por una multa y a las dos empleadas se les suspendió la condena.