Los vecinos de la zona se han acercado hasta el cordón de la Guardia Civil tras conocer el asesinato de Ika Hoffmann. | M. À. Cañellas

Eran en torno a las ocho de la mañana de este domingo cuando el vecino más cercano a la vivienda de Ika Hoffmann se sobresaltaba. «He oído gritos de desesperación y he llamado a la policía», cuenta a pie de calle, en la Avenida Primavera de la Colònia de Sant Jordi, en Ses Salines, donde la mujer alemana de 59 años ha sido apuñalada mortalemente por su pareja. El agresor ha sido detenido.

El resto de vecinos del inmueble, donde residía la víctima desde hace siete años, no se han percatado de lo que ocurría en la viviendas hasta que han visto llegar a la Guardia Civil y a la Policía Local.

El presunto asesino, de la misma edad de la víctima y de nacionalidad española, ha sido detenido tras asestarle al menos cinco puñaladas en tórax y abdomen, cinco heridas incompatibles con la vida, por lo que los facultativos trasladados hasta el lugar del suceso sólo han podido confirmar el fallecimiento de la mujer.

Tras agredir a su pareja, según otros testigos, el hombre ha salido a la calle con el arma ensangrentada.

Durante toda la mañana, los vecinos de la zona han estado muy pendientes de lo que ocurría en los alrededores del edificio. Hasta allí se ha acercado el alcalde de Ses Salines, Joan Rodríguez, quien ha manifestado que nos encontramos «ante una lacra social que no se puede aguantar».

Noticias relacionadas

El consistorio decretará este domingo tres días de luto oficial por este asesinato machista, el cuarto que ocurre esta semana en España.