Willian Alejandro C., custodiado por dos policías, en la Audiencia de Palma. | Redacción Sucesos

2

Willian Alejandro C., de 22 años, intercambió mensajes por Instagram con una amiga de su exnovia desde las 05.23 hasta las 06.12 horas del 16 de abril de 2017: «Dile que tenemos que dormir juntos, que si quiere la voy a buscar. En serio, que me llame si no quiere que la líe». «¿A qué se refiere con liarla?», preguntó la fiscal,este lunes, en el juicio celebrado çen la Sección Primera de la Audiencia Provincial.

«A que iba a denunciarla a la policía por quebrantar el arresto domiciliario que tenía», responde el acusado. Willian Alejandro C. negó haber incendiado esa mañana la vivienda de su expareja, situada en es Rafal, con la madre de esta y su hermano pequeño en el interior. El joven contó que aquella noche estuvo de fiesta en Magaluf y al acabar se marchó a su domicilio. La Fiscalía pide 11 años de cárcel para el acusado por un delito de incendio con riesgo para las personas.

La madre de la presunta víctima, que se encontraba durmiendo con su hijo de 5 años el día de los hechos, explicó que unos vecinos la despertaron al ver que salía humo de la coladuría. La mujer llamó a su hija, que esa noche dormía en casa de una amiga, y le contó lo ocurrido. La joven acudió a su vivienda sobre las 11.30 horas y le contó que sabía que lo había hecho su expareja. «Me enseñó los mensajes de Instagram. El chico siempre amenazaba a mi hija, le decía que iba a quemar mi coche, a mí y a ella», relató la madre de la joven.

La víctima manifestó que el acusado acudió a casa de su amiga sobre las 05.00 horas y empezó a dar gritos y a pegar patadas a la puerta. No le abrieron. «A las seis y pico mi madre me llamó y me contó que habían incendiado mi casa. Yo fui al domicilio de mi ex, sobre las ocho menos cuarto, y le pregunté si había incendiado la casa de mi madre y me dijo que no». La joven cree que su expareja lo hizo. «Mi exsiempre me decía que me iba a quemar viva. Cuando llegaba a casa con un moratón o una brecha le decía a mi madre que me había caído».

Indicios

El entonces inspector jefe de la Unidad de Atracos de la Policía Nacional aseguró que hay indicios «muy razonables» de que el autor del incendio intencionado fue el joven que la amenazó previamente.