El acusado, este viernes, en una sala de lo Penal de los juzgados de Vía Alemania de Palma. | Juan P. Martínez

4

Un hombre de avanzada edad fue condenado este viernes a dos años de prisión por empujar por las escaleras a su expareja el pasado mes de junio en una finca de Palma. Asimismo el varón también tendrá que abonar una multa de 540 euros por un delito de acoso e indemnizar a la víctima en 4.000 euros.

El imputado, que se encontraba en prisión desde el día de los hechos, admitió los delitos y se conformó con la pena impuesta por la juez del penal número 5.

La víctima y el acusado habían puesto fin a su relación en mayo de este año. A pesar de ello, el hombre, según el escrito de acusación del Ministerio Público, había seguido hostigándola, acudiendo a su domicilio y llamándola insistentemente por teléfono para reanudar el noviazgo. El 1 de junio el hombre llamó a la mujer. Esta no le contestó. Aun así se personó en su finca, esperándola en el rellano. La víctima regresó a casa y se topó con el acusado. En un momento dado el imputado se abalanzó sobre ella y le empujó escalera abajo. La perjudicada, defendida por Jaime Valladolid, malherida en el suelo y quejándose, recibió otro empujón y cayó un piso más. A consecuencia de los golpes sufrió varias fracturas. En un principio la Fiscalía pedía para el acusado una pena de cinco años.

Finalmente, y tras un acuerdo de conformidad entre las partes, la pena quedó fijada en dos años y se suspendió por un plazo de tres. El hombre, que tendrá que hacer un curso sobre violencia de género, salió este viernes de la prisión.