Francisco Marín Núñez, el piloto del Ejército de aire fallecido este lunes al estrellarse con su avión en la playa de La Manga (Murcia), le pidió la mano a su novia dibujando un corazón en el cielo.

El piloto aprovechó una exhibición acrobática de la patrulla Águila del Ejército del Aire en Santiago de la Ribera, para demostrarle su amor a la que hoy en día era su mujer. Sus compañeros dibujaron un corazón en el aire y el lo atravesó con una flecha. Una vez en tierra, se arrodilló ante su novia con un anillo de compromiso. Ella dijo sí.

En una entrevista que concedió a la televisión autonómica 7TV, además de contar esta anécdota, también confesó que para él dibujar la bandera de España en el cielo era «lo más grande».

El comandante acumulaba horas de vuelo, ingresó en la Academia General del Aire de San Javier en 1995 y, tras graduarse, prestó servicios como piloto en diversas unidades del Ejército del Aire.

Noticias relacionadas